Precedentes históricos

 

Los centros TIV asumen la herencia de las escuelas evangélicas que existieron en España, y cuyo sistema pedagógico y educativo continúan hoy día siendo un referente mundial. Tal es el caso del sistema educativo finlandés, reconocido en todo el mundo por su calidad y resultados.

 

En España, la primera escuela evangélica se fundó en 1838, en Cádiz. Hasta principios del siglo XX, con cada iglesia que nacía se fundaba una escuela. En 1932 había 50 escuelas evangélicas en España, con un total de 7.119 niños.

 

Sevilla también tuvo escuelas durante 70 años, con numerosos alumnos. En 1932 había 537 estudiantes entre sus tres escuelas.

 

Los evangélicos no sólo contribuyeron a la educación de los niños y jóvenes creando los tan necesarios puestos escolares, sino que además crearon nuevos libros de texto e introdujeron en España las técnicas pedagógicas más avanzadas, algunas de la cuales aún perduran en la actualidad, como la separación de alumnos por edades.

 

Con la entrada posterior del régimen, estas escuelas fueron cerradas. Pero el legado de estos centros al sistema educativo español continúa en nuestros días.